Literatura, Nicaragua

Ernesto Cardenal 90 años

Ernesto Cardenal. 90 Años. Managua, Nicaragua.

 

 

 

Después de ver las crónicas del homenaje que se le realizara en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México a Ernesto Cardenal,

Sacerdote

Poeta

Traductor

Pintor

Escultor

Ex Ministro

Revolucionario

Nicaragüense

…muchos nos preguntamos: ¿Por qué es casi imposible que hubiese un homenaje en su tierra, en nuestra tierra? Por cuestiones políticas, sabemos que el gobierno del Presidente Ortega nunca daría una palabra de orgullo ni felicitación por los 90 años de vida de Cardenal y mucho menos un acto, aunque también sabemos que la coherencia de Ernesto habría rechazado cualquier lisonja de parte de Rosario Murillo o Daniel Ortega. Pero sucedió y en poco tiempo se organizó un sencillo pero bello acto de música y poesía en la Sala Mayor del Teatro Nacional Rubén Darío, gratuito, libre. Un teatro que es el espacio más importante de la vida cultural nicaragüense y que debe seguir manteniéndose abierto a toda la sociedad. Una noche de poesía, de revolución hecha poesía, de compromiso poético, de fe poética y de poesía convertida en música.

 

Sergio

Luis Enrique

Carlos

Karla

Gioconda

y Ernesto.

Un pequeño discurso de Sergio Ramírez, poemas de Cardenal cantados por Luis Enrique Mejía (Al perderte yo a ti, tú y yo hemos perdido) otro par de Carlos Mejía (qué falta nos hizo escuchar Las campesinas del Cuá), y la musicalización de Oración por Marilyn Monroe, interpretada por Carlos y los de Palacagüina, el maestro Cansino y la soprano Karla Matus. (También nos hizo falta escuchar la musicalización de La hora Cero del Grupo Pancasán). Posteriormente, un bello poema lleno de celos por parte de Gioconda Belli, iniciando con la envidia de no ser ella “Claudia”, una de las musas de Cardenal, ni ninguno de sus amores juveniles. Y desde luego la acción de gracias que todos los amores no fueron correspondidos porque no hubiese sentido el amor a Dios.

El amor a Dios que lo llevó

A la Trapa,

a Merton,

a Solentiname,

a la lucha contra Somoza,

a la Revolución,

al Cántico Cósmico,

a la oposición,

a luchar contra el Canal en Nicaragua.

 

Y después Ernesto, el Padre, Cardenal, que así como oficios tiene formas en que la gente habla de él. Un sillón, unos libros, una escultura de su autoría y una planta. Luz blanca fuerte en un escenario oscuro y unas cuantas fotografías proyectándose al fondo. Fotos de su juventud, en Solentiname, con Fidel, Con Arafat, y de su participación en recientes eventos como el Premio Pablo Neruda entregado por la presidenta chilena Bachelet. Una hora de lectura de sus poemas, con algunas introducciones en tono picaresco que nos divertió al narrar: “éste se lo dediqué a una muchacha”, “éste a otra muchacha que no es la misma”, “éste a otra muchacha diferente”. Los poemas antisomocistas, la Revolución. La modernidad. Causó gracia el poema El celular, mas éste era de un realismo aplastante y en sí mismo una fuerte crítica a la explotación moderna, lo que hace manifiesto que a pesar de su edad su compromiso es permanente.

La voz clara de Cardenal, empezando por sus Epigramas, nos hizo un recorrido antológico sobre su obra durante una hora hasta terminar con el apoteósico poema hacia su hermano, hijo, compañero, Laureano Mairena, y su grito de vida y compromiso de 90 años en la tierra: “Me vale verga la muerte”.

 

IMG_5796

Sergio Ramírez

IMG_5927

Gioconda Belli.

IMG_5830

Luis Enrique Mejía Godoy

IMG_5860

Carlos Mejía Godoy

IMG_5873

Carlos Mejía Godoy

 

IMG_5891

Karla Matus interpretando Oración por Marilyn Monroe

IMG_6162IMG_6069IMG_6173

IMG_5997

IMG_5998

Anuncios
Estándar
Literatura, Nicaragua

Es bueno alimentar el ego, más si se hace con dos comidas diferentes.

Es bueno alimentar el ego. Claro el que no diga que no tiene ego miente descaradamente. Unos lo tienen grande inflado irreal otros lo pueden tener pequeño también irreal, en fin, uno no debe enojarse por el tamaño del ego de la gente, es como lo del tamaño del… no mejor no nos metamos en ese escabroso tema. YO lógicamente tengo mi ego. En la universidad nos decían que los buenos periodistas nos alimentamos del ego. El ver nuestro nombre impreso en un artículo, en una fotografía, en una nota de tv, en fin. ¿Y los fotógrafos? Esos más.

Pero ego también puede ser orgullo. Puede ser prestigio, entre más prestigio se tiene el ego puede subirse a la cabeza o mantenerlo realista, en bajo perfil. Yo no sé cuál es el mio. De que lo tengo lo tengo, pero habría que preguntarle a la gente que me conoce, o desconoce, cómo es el tipo de ego de Jorge Mejía Peralta.

Ahorita y por partida doble pues ando de creído, falto de modestia, con el ego inflamado. Como fotógrafo, lógicamente, pero además como lector. Desde hace mucho voy a presentaciones de libros, encuentros con escritores, charlas, lecturas de poemas etc. Desde pequeño me inculcaron el hábito y el placer de la lectura. Y eso lo he reflejado con mis fotografías, con las cuales nunca he ganado nada monetariamente, ni había sido contratado para cubrir algunas de estas actividades. Incluso me han rechazado un par de veces desde el Festival Internacional de Poesía de Granada cuando me he ofrecido como “fotógrafo oficial”. Pero esta actividad de pasión, por la fotografía y por la literatura, por fin cosecha sus triunfos. Este ha sido un buen año, y por eso mi ego.

Desde hace un año colaboro con los ensayos fotográficos para la revista del Centro Nicaragüense de Escritores El Hilo Azul, y me siento súper orgulloso de las fotos que hice a Julio Cabrales (poeta que ahora es indigente, casi sin hogar, que deambula en su mundo de esquizofrenia por los semáforos de la carretera Norte de Managua) fotos que reflejan ese mundo en el que vive el poeta.

Este año tuve el honor de ser el fotógrafo oficial de los actos de celebración del 70 cumpleaños de Sergio Ramírez Mercado y de sus 50 años como escritor. Gracias a esto, algunas fotos mías forman parte del libro editado por la Universidad de Nuevo León (México) sobre Sergio, escrito por Karly Gaitán, obra que fue presentada en la prestigiosa Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Y en la misma FIL pero del año pasado, la foto oficial de Ulises Juárez Polanco como miembro de lo que se llamó “Los 25 secretos mejor guardados de la nueva literatura latinoamericana” hizo que mi trabajo estuviese presente en la FIL.

Aunque esto del ego me hace que empiece a revisar mi archivo y sistematizar mejor los retratos (nunca posados) de todos los literatos, escritores, poetas, cuentistas nicaragüenses o que visitan Nicaragua (incluyendo un Premio Nobel) y poner en la web esas fotos. Mi pasión por la literatura, por los libros, espero se reflejen en mi trabajo como fotógrafo y creo que lo estoy consiguiendo.

Derek Walcott Premio Nobel Literatura 1992

Derek Walcott Premio Nobel Literatura 1992

Y de postre para el ego….una linda dedicatoria que me escribió Gioconda Belli en “Escándalo de miel” que dice: Jorge, con mucho cariño que recoges con tu ojo la poesía que otros escribimos.”

El Hilo Azul. Centro Nicaragüense de Escritores.

El Hilo Azul. Centro Nicaragüense de Escritores.

Sergio Ramírez Mercado

Sergio Ramírez Mercado

Ulises Juárez Polanco en la FIL 2011

Ulises Juárez Polanco en la FIL 2011

Gioconda Belli. Revista Estrategia y Negocios

Gioconda Belli. Revista Estrategia y Negocios

Estándar