Sin categoría

Mi testimonio ante la CIDH

Un grupo de personas estamos armando un “expediente” sobre el caso de violencia policial sobre nosotros, el día 21 de abril, frente a Café Las Flores en el centro COBIRSA. Aquí el escrito, que presentaré ante la misión de la CIDH en Managua

 

El 21 de abril del año 2018 llegué a las inmediaciones de Café Las Flores, en la Plaza Cobirsa, Carretera a Masaya a participar en un plantón en contra de la represión que había sucedido en varios puntos de Managua. Aunque fui con un poco de temor porque el 14 de abril participé en un intento de vigilia por la situación en la reserva de Indio Maíz en el portón principal de la Universidad Centroamericana y fuimos rodeados por grupos de la Juventud Sandinista y policías de las fuerzas especiales. Éramos unas 20 personas y a cada rato veíamos pasar oficiales de policía en motocicletas, fuertemente armados. Igualmente ya había estado en la manifestación del 20 de abril frente al edificio del Grupo Pellas donde fuimos atacados por la policía. Ya sabíamos de los ataques a distintas universidades y ya se hablaba de muchos muertos, heridos y desaparecidos.

Poco a poco se fueron juntando más personas, se cortaba la circulación por momentos, menos de un minuto, pero no había muchos vehículos afectados porque casi no había tránsito. Permanecíamos la mayor parte del tiempo en la acera, recibiendo el apoyo de los conductores con sus bocinas y algunas banderas de Nicaragua. No había una sola persona armada, ni con arma blanca, ni con palos, ni con morteros, solo con bandera y pancartas realizadas por nosotros mismos.

Habíamos recibido noticias de presencia policía, y a las 13:30 vimos a la altura de la Rotonda Centro América las camionetas de la Policía Nacional. Se estacionaron a unos 300 metros, se desplegaron y se acercaron rápidamente hacia nosotros y dispararon bombas de humo y sonoras. Éramos como 100 personas. La mayoría nos refugiamos en Café Las Flores, nos quedamos en la terraza, protegidos por grandes maceteras de cemento, y adentro del establecimiento, que no ofrecía ninguna protección porque está compuesta con paredes de vidrio. Otro pequeño grupo de manifestantes corrió hacia el Centro Comercial Galerías Santo Domingo.

La policía se acercó a café las flores, armados de fusiles AK, escopetas y fusiles lanza bombas de gas y humo en posición amenazante hacia donde nosotros estábamos. Estando la policía desplegada pasó por enfrente al menos cincuenta motocicletas con dos policías en cada una, el conductor, y un policía armado de escopeta, dirección norte sur, volvieron a pasar de sur a norte y de nuevo de norte a sur, y por la calle del costado oeste del complejo Cobirsa, con el miedo que nos rodearan,

A las 13:57 cuando ya se habían retirado la gran mayoría de las fuerzas especiales de la policía, salieron a la calle, no sabemos dónde estaban refugiados, cuatro personas, pero inmediatamente fueron rodeadas por la policía amenazándolos con las armas y la gente que estaba en Café Las Flores gritándoles que se metieran. Pero al final no hicieron nada.

 

A las 13:59 pasó suponemos, el contingente que nos había atacado en dirección sur-norte

 

A las 14:00 horas, varias motocicletas de oficiales armados de fusiles se desplegaron en el carril sur.norte y acosaron de nuevo a dos o tres personas que se mantuvieron en la calle con banderas de Nicaragua. A las 14:04 la zona quedó limpia de policías y volvimos a salir a la calle, en la acera, juntándose unas 200 personas hasta las 14:50 hrs que fue cuando me retiré.

 

_N3A0438_N3A0449_N3A0487_N3A0536_N3A0546_N3A0554_N3A0598_N3A0600_N3A0602_N3A0606_N3A0612_N3A0619_N3A0623_N3A0630_N3A0636_N3A0645_N3A0646_N3A0648_N3A0653_N3A0666_N3A0673_N3A0690_N3A0695_N3A0702_N3A0708_N3A0720_N3A0724_N3A0733_N3A0736_N3A0780_N3A0787_N3A0794_N3A0840

Anuncios
Estándar
Sin categoría

Nuestra bandera.

_N3A1857_N3A1809-2_N3A1926

Me gusta la bandera. Para muchos es un símbolo de patrioterismo barato que la sacamos a pasear en septiembre. Ahora la bandera está viva. Su vida comenzó, quién lo diría, con los juegos de la Selección de Fútbol, nunca había visto tantas banderas y solo de Nicaragua.

Ahora la bandera es nuestro escudo. La cuidamos, la doblamos, nos arropamos con ella, la llevamos al cuello (se acuerdan cuando Ortega la usó asi un 19 de Julio) Una caravana se detiene porque a alguien se le cayó su bandera. Hay cientos de vendedores de banderas, nunca visto.

_N3A2539_N3A2877_N3A3123_N3A3159

Y lo mas lindo, la variedad, en las manifestaciones del orteguismo, la bandera es otro símbolo uniformado, todas iguales, distribuidas por personas, con instrucciones de decir cuando levantarlas, cuando bajarlas, cuando ondearlas.
Las banderas de la ciudadanía, de la gente autoconvocada, son diversas. De plástico, pequeñas de papel, hechas en casa, las compradas en los semáforos, medianas, grandes, inmensas, de seda, elegantes con el borde de flecos dorados, con asta banderas igualmente diversos, palitos, palos- banderas que han estado en oficinas, en despachos.

_N3A8071_N3A8096_N3A8145_N3A8174_N3A8298_N3A8520_N3A8546_N3A8572

Y el himno, todos cantando el himno como símbolo de rebeldía, como símbolo de rabia. No es escuchar la música y medio ponerse firme, sino cantarlo con todo el alma.

Increíble. Esto es ahora Nicaragua

_N3A0323_N3A0342_N3A0253_N3A0720

 

Estándar
música, Sin categoría

Sabina nada más.

Por ahí circula una frase que dice que los mejores momentos de la vida son sin fotografías (se debe referir a las tomadas en celular) pero en mi caso, por mi trabajo y amor a la fotografía, muchos de los mejores momentos, son con fotografías. Y así fue esta vez.

 

Desde el momento en que los amigos de Blü Nicaragua confirmaron oficialmente hace más de un año la programación de un concierto de Joaquín Sabina, un sino de felicidad se apoderó de mi.

Mi historia de amor con Sabina comenzó allá por 1987 1988 cuando un compañero del colegio llevó un casete con parte del concierto de Sabina y Viceversa. Yo no sabía quién era él, ni Javier Krahe, ni Javier Gurruchaga (para mi, su versión de Pisa el acelerador era la original). Algo nos encantó a los muchachos esa vez que esa cinta de Sabina la regrabamos, la compartimos, la cantábamos. Entendía muy poco las letras pero algo me fascinaba.

_N3A0908

Después al convertirme en madrileño adoptivo, gocé al cien por cien las historial madrileñas del de Úbeda. Tirso de Molina-Sol-Gran Vía-Tribunal, dónde queda tu oficina para irte a buscar.

La noche del concierto en Managua fue espectacular. Aunque hay algunos comportamientos que se están poniendo de moda en Managua en conciertos de estos tipos, los sufrimos con Drexler y con Fito, la gritadera, la habladera, la falta de silencio cuando estos cantautores hablan entre canción y canción, la pedidera de canciones. Ese comportamiento yo lo resume en una frase: Cultura de Karaoke.

La noche del concierto en Managua fue perfecta. No podía cantar todo lo que puede cantar, por ejemplo, una de mis canciones favorita de toda la discografía es Incluso en estos tiempos, pero no es muy conocida. Canciones del álbum nuevo “se van a joder” de escucharlas, pero después cantaremos las viejitas dijo Joaquín.

_N3A0975

La noche del concierto en Managua fue una noche mágica musical. Es impresionante el grupo que acompaña a Joaquín, y lo mejor de todo es que el gran maestro, el ídolo, la eminencia, se retira humildemente para que sus tres socios más fuerte, Pancho Varona, Antonio García de Diego y Jaime Asúa, canten y toquen a su gusto. Mención especial a la maravillosa Mara Barros, que además de sus solos, puede cantar una canción de su propio disco, dedicada a García Márquez.

La noche del concierto en Managua fui feliz, de pie, disfrutando el concierto en un silencio luminoso (no en silencio oscuro como en Princesa) abrazando mi cámara, tomando fotografías permanentemente, cantando mentalmente todas las canciones. Y claro que fui feliz cuando Joaquín mencionó su exilio en Londres y que cantaba a Serrat, a Paco Ibáñez y a Carlos Mejía Godoy (Claro es un homenaje a mi viejo pero suena a una Mentira Piadosa). Disfruto maravillosamente cosas bonitas de la vida a través del visor de mi cámara. Y disfruto increíblemente cuando la gente mira mi punto de visto de esas cosas bonitas que son para mi y para ellos, incluso los que no pudieron ir al concierto, pueden disfrutar un poco a través de mis fotos. Esa es mi intención.

_N3A0992

La noche del concierto en Managua fue la culminación de más de cinco años. Publicando en redes sociales mis deseos, noticias de las giras, las visitas a Costa Rica, pero yo quería verlo en Managua, Y es bonito como mucha gente me decía que se alegraba por mi, que por fin se me hizo, que bueno. Es como cuando gana el Atleti, que pareciera soy el único aficionado del Atleti en Nicaragua. Claro, hasta en eso soy sabinero, en ser del Atleti.

_N3A1680

La noche del concierto de Sabina en Managua fue sencillamente perfecta, lo único malo, como puse en twitter fue gozar la resaca en soledad.

 

 

 

Estándar
Historia, Literatura, Nicaragua

La historia cambiante y desconocida

Hace unos años en una feria del libro en el Instituto de Historia de Nicaragua y Centro América, compré: Enrique Guzmán y su tiempo, por Pedro Joaquín Chamorro (que me imagino debe ser el padre de Pedro Joaquín Chamorro Cardenal). Me sonaban ambos nombres, pero desconocía sobre Enrique Guzmán.

Me he encontrado una biografía que a la vez es historia de Nicaragua y también una historia del periodismo, la prensa, la libertad de imprenta en nuestro país en la segunda mitad del S XIX. Al haber estudiado en Madrid, no conozco la historia del periodismo en Nicaragua, y no hay un libro que hable de ello. Se dilucida leyendo otras obras. En este podemos encontrar títulos de publicaciones, cómo eran las multas, los cierres, la importancia de los periódicos partidarios y los oficialistas y la variedad de publicaciones que existían, seguramente solo en León, Granada y posteriormente Managua.

Este libro de Pedro Joaquín Chamorro, impreso en 1965 en Managua, te da un par de cachetadas sobre lo que consideramos la historia oficial. Ya sabemos que ha sido costumbre que la historia y los hechos sufran cambios radicales según el ojo que lo ve y la pluma que la escribe. De eso estamos ya bastantes hartos en este primer cuarto del S XXI en Nicaragua donde la historia orteguista ha ido cambiando para beneficio de la familia gobernante y sus aliados, borrando, tal como hacían los antiguos egipcios, cualquier vestigio de “traidores” a la causa sandinista.

Pues mucho de esto vemos en esta obra. Gracias a las ediciones del Banco de América, tenemos a José Dolores Gámez como uno de los principales historiadores nicaragüenses. Enemigo acérrimo de Guzmán, éste lo considera un falsario, un mentiroso, un inventor de la historia para que la ideología liberal fuera la “buena” y la conservadora la “mala”. ¿Quién tendrá la razón? Es anti conservadora los libros de Gámez. Habría que releerlos a ver cómo evalúa los 30 años conservadores, que actualmente, es considerada, por varios, el mayor momento de paz y desarrollo institucional y ético, de gobernantes Nicaragüenses.

Otra cachetada son todos los comentarios y acciones que realiza Guzmán y los suyos, en contra de la revolución Liberal de José Santos Zelaya. Desgracia, dictadura, una constitución que es una payasada y una burla a las costumbres de los nicaragüenses. Nada que ver con lo que siempre se enseña, que la Revolución Liberal y su Constitución, La Libérrima, fueron el salto hacia la modernidad de Nicaragua. Pero lógicamente para los conservadores no fue así.

Interesante también como se muestra la política entre los distintos países centroamericanos, a solo unas décadas de la independencia y de las maniobras por la república Federativa. Eran comunes las guerras entre presidentes (Siempre bajo la sombrilla de liberales contra conservadores) Y como los distintos dictadores o autócratas hacían lo posible por tener aliados en los distintos países.

En fin, fue súper interesante la lectura. Y fácil de leer. Generalmente la estructura de viejas obras nos parece pesada y aburrida, pero Pedro Joaquín desarrolla la vida de Guzmán en capítulos cortos que reflejan acciones y momentos puntuales de la historia de Nicaragua y la vida de Enrique Guzmán. Y la última reflexión que me hago es cuánto desconocemos nuestra historia. De todos los personajes que refleja Chamorro en la vida de Enrique Guzmán, solo muy pocos puedo reconocer y ubicarlos en la línea de tiempo en la historia nica.

Estándar
música

Feliz año nuevo. Desde Viena hasta mi cuarto.

Después de un par de años, casi exactos, retomo mi blog. Después de un par de años vuelvo a ver íntegramente el Concierto de Año Nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena.

Nunca me he creído tener la capacidad de criticar una presentación de música clásica, soy lo bastante sordo para las delicatesen. Tampoco puedo evaluar la presentación del director. Esos son hilos muy finos que están fuera de mis capacidades como amante despechado de la música clásica (la he abandonado, al igual que el blog).

Este año pude verlo a través de Youtube la versión íntegra, de la televisión austríaca, en buena calidad y buen sonido. Suerte, porque en Nicaragua tenemos vedados muchos contenidos culturales europeos debidos a derechos de reproducción y autor.

Gustavo Dudamel, el director este 2017, Dudamel, el increíblemente joven maestro venezolano que rompe todos los “records” por su juventud, sus éxitos, su carisma. Había leído un par de crónicas sobre los dos Dudamel que se presentaron en Viena. Sorpresa, hasta un simple mortal como yo pudo percibir lo tieso que estuvo en la primera parte del concierto, para irse soltando cada vez más. Ni comparado con Barenboim, Muti o Mehta. Además, no se, lo sentí lento y un poco triste este concierto del 2017.

Lo que siempre maravilla es la realización televisiva. Es perfecta, bella, sublime. Esos movimientos de cámara, lentísimos, mostrando los detalles de la Sala Dorada del Musikverein (no crean que me sé esto de memoria, yo soy malísimo para los nombres). Siempre he querido ver un detrás de las cámaras y de la realización. Y lo más increíble es que es totalmente en vivo. Esas planos perfectos entre la orquesta, sin poder ver uno las cámaras (solo pude localizar una debajo del percusionista mayor). Lo único extraño fue esas piñas y limones en primer plano incrustados en los arreglos florales (me hizo recordar a las tarimas enfloradas de Nicaragua).

Mención aparte merece el intermedio televisivo titulado “Los sonidos de Viena” de aproximadamente media hora. Un cuento musical de historias cruzadas de jóvenes, música, ballet. Un homenaje según veo a los artesanos vieneses (cocinera, orfebre, marmolista, carpintero, zapatera, adoquinador de calles y lógicamente músicos) Lindo, con versiones de piezas normales de los Strauss y similares. Y con una fotografía y unos movimientos de cámara sencillamente geniales, y una Viena bella, joven.

En fin, disfruté muchísimo, sigo agradeciendo esa magia de poder ver esas cosas (ya no hay canal de tv en Nicaragua que lo transmita).

A lo mejor otro día tratamos el tema de la música y las posiciones políticas como ciudadanos que tienen nuestros ídolos, ya que, a pesar de que fue un hito en la carrera de Dudamel, he leído que muchos en Venezuela no lo sintieron como tal, debido a la posición pro-Chávez y pro-Maduro de Gustavo Dudamel.

Estándar
Literatura, Nicaragua

Ernesto Cardenal 90 años

Ernesto Cardenal. 90 Años. Managua, Nicaragua.

 

 

 

Después de ver las crónicas del homenaje que se le realizara en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México a Ernesto Cardenal,

Sacerdote

Poeta

Traductor

Pintor

Escultor

Ex Ministro

Revolucionario

Nicaragüense

…muchos nos preguntamos: ¿Por qué es casi imposible que hubiese un homenaje en su tierra, en nuestra tierra? Por cuestiones políticas, sabemos que el gobierno del Presidente Ortega nunca daría una palabra de orgullo ni felicitación por los 90 años de vida de Cardenal y mucho menos un acto, aunque también sabemos que la coherencia de Ernesto habría rechazado cualquier lisonja de parte de Rosario Murillo o Daniel Ortega. Pero sucedió y en poco tiempo se organizó un sencillo pero bello acto de música y poesía en la Sala Mayor del Teatro Nacional Rubén Darío, gratuito, libre. Un teatro que es el espacio más importante de la vida cultural nicaragüense y que debe seguir manteniéndose abierto a toda la sociedad. Una noche de poesía, de revolución hecha poesía, de compromiso poético, de fe poética y de poesía convertida en música.

 

Sergio

Luis Enrique

Carlos

Karla

Gioconda

y Ernesto.

Un pequeño discurso de Sergio Ramírez, poemas de Cardenal cantados por Luis Enrique Mejía (Al perderte yo a ti, tú y yo hemos perdido) otro par de Carlos Mejía (qué falta nos hizo escuchar Las campesinas del Cuá), y la musicalización de Oración por Marilyn Monroe, interpretada por Carlos y los de Palacagüina, el maestro Cansino y la soprano Karla Matus. (También nos hizo falta escuchar la musicalización de La hora Cero del Grupo Pancasán). Posteriormente, un bello poema lleno de celos por parte de Gioconda Belli, iniciando con la envidia de no ser ella “Claudia”, una de las musas de Cardenal, ni ninguno de sus amores juveniles. Y desde luego la acción de gracias que todos los amores no fueron correspondidos porque no hubiese sentido el amor a Dios.

El amor a Dios que lo llevó

A la Trapa,

a Merton,

a Solentiname,

a la lucha contra Somoza,

a la Revolución,

al Cántico Cósmico,

a la oposición,

a luchar contra el Canal en Nicaragua.

 

Y después Ernesto, el Padre, Cardenal, que así como oficios tiene formas en que la gente habla de él. Un sillón, unos libros, una escultura de su autoría y una planta. Luz blanca fuerte en un escenario oscuro y unas cuantas fotografías proyectándose al fondo. Fotos de su juventud, en Solentiname, con Fidel, Con Arafat, y de su participación en recientes eventos como el Premio Pablo Neruda entregado por la presidenta chilena Bachelet. Una hora de lectura de sus poemas, con algunas introducciones en tono picaresco que nos divertió al narrar: “éste se lo dediqué a una muchacha”, “éste a otra muchacha que no es la misma”, “éste a otra muchacha diferente”. Los poemas antisomocistas, la Revolución. La modernidad. Causó gracia el poema El celular, mas éste era de un realismo aplastante y en sí mismo una fuerte crítica a la explotación moderna, lo que hace manifiesto que a pesar de su edad su compromiso es permanente.

La voz clara de Cardenal, empezando por sus Epigramas, nos hizo un recorrido antológico sobre su obra durante una hora hasta terminar con el apoteósico poema hacia su hermano, hijo, compañero, Laureano Mairena, y su grito de vida y compromiso de 90 años en la tierra: “Me vale verga la muerte”.

 

IMG_5796

Sergio Ramírez

IMG_5927

Gioconda Belli.

IMG_5830

Luis Enrique Mejía Godoy

IMG_5860

Carlos Mejía Godoy

IMG_5873

Carlos Mejía Godoy

 

IMG_5891

Karla Matus interpretando Oración por Marilyn Monroe

IMG_6162IMG_6069IMG_6173

IMG_5997

IMG_5998

Estándar