Historia, Nicaragua

El oráculo de la emperatriz y el #OcupaINSS

Después de la primera tarde que pasé acompañando en el plantón de los miembros de la Unión Nacional del Adulto Mayor (UNAM) en su protesta por conseguir la pensión reducida, había decidido escribir algo. Es más, ese día, ni siquiera llevé cámara porque quería expresarme con toda la fuerza y muchas veces la cámara me hace mantener una posición más serena (aunque algunas veces no lo logro).

Pero pasaron tantas cosas, tantas acciones bonitas, tantos sucesos, tanta solidaridad y después de la madrugada del 22 de junio, tanto asco, tanta decepción, tanto terror, que al final las ideas no se entrelazaron y la página en blanco se mantenía en blanco.

IMG_2470

Días después empecé a leer la novela de Guillermo Cortés Domínguez “El Oráculo de la Emperatriz. La conspiración de los escritores”. Y encontré tantas similitudes entre lo que pasó con el movimiento ciudadano, apolítico, desorganizado, espontáneo, generado en su mayor parte por la actividad en las redes sociales con la etiqueta de #OcupaINSS y lo que Cortés en su ficción relata sobre la persecución de un considerable grupo de escritores “enemigos de la segunda etapa de la Revolución dirigida por el compañero pueblo presidente comandante Persisterino Banderas”

No voy a citar tantas cosas que me parecieron vinculantes a la situación del OcupaINSS en la novela de Cortés, pero si un par de fragmentos de lo que considero la más grave consecuencia de esos días de protesta y su final represión “civil”.

 

Ya al final del libro, en el momento de mayor crisis en el país, leemos: “En unos sectores los policías permanecieron impasibles cuando grupos del Poder Ciudadano atacaban a los escritores; en otros, los capturaron con violencia y maltrato verbal; y en la mayoría, trataban con prudencia de evitar enfrentamientos. El Comisionado Atanasio Roque presentía que esa sería su última operación. Trataba de que se cumplieran las instrucciones de la Jefa, Comisionada Olinta Pradera Facasa, pero en la práctica la escala de mando estaba fracturada, unos obedecían a Plaza El Sol y otros a las órdenes subterráneas de Casa Presidencial. Él daba las directrices, los oficiales las aceptaban con disciplina, pero luego algunos las incumplían deliberadamente porque estaban siguiendo otras instrucciones” (Cortés, 2011: 326)

IMG_2605

Y esa es la consecuencia más grave después del 22 de junio: la complicidad absoluta y sin remilgos por parte de la Policía Nacional como parte activa y pasiva en la salvaje demostración de fuerza y represión de fuerzas organizadas en contra de unos pocos jóvenes y miembros de la UNAM que estaban en vigilia cerca del edificio central del Seguro Social. Lo peor es que los mandos de la Policía en Managua, así como algunos nacionales lo único que dijeron es que ahí no pasó nada, que todo fue una maniobra de oscuros intereses y manipulación.

 

El producto de la acción de la policía fue de varios golpeados (yo mismo, aunque muy levemente), varios detenidos ilegalmente, quienes denunciaron , sin ningún tapujo, torturas físicas y psicológicas y lo más grave de la madrugada del 22, con muchos golpeados, pateados, robadas sus pertenencias, celulares, cámaras y hasta vehículos. Pero para la policía y para el Poder Ciudadano (estado, partido, familia, juventud sandinista, etc.) todo fue un montaje de la derecha fascista. Todo es por culpa de un grupo de burguesitos niños bien que estaban manipulando a los pobres viejitos. Que la culpa la tienen los 16 años de los gobiernos neoliberales. En fin, y esa es la segunda consecuencia más grave. Nicaragua está dividida, cada día más definida en dos grandes realidades. Cada vez más es Blanco y Negro, se borran en cada acción las gamas de grises.

 

Lo que para unos fue defender a adultos mayores de ser manipulados por grupos oligárquicos, burgueses, derechistas, destinados a desestabilizar el gobierno del Comandante Daniel (esta frase podríamos ponerla sin ningún cambio dentro de la ficción del gobierno del comandante Banderas en la novela de Guillermo) para otros fue un acompañamiento solidario, humano, de paz, alegría, hacia un colectivo que lleva seis años tratando que se les dé una respuesta.  Y esa visión de lo mío, lo tuyo. Lo mío bueno, lo tuyo malo. Lo mío izquierda, lo tuyo derecha. Lo mío es violencia lo tuyo es defensa. La Policía, así como todo el aparato estatal (de forma voluntaria o, según todos afirmamos, de forma obligada) actúan en el inmenso mecanismo de represión de cualquier idea que no sea la emanada desde El Carmen por Emperatriz Murillo… digo… por Rosario Murillo.

IMG_2569

Y esto de obligados/voluntarios lo vemos con la policía, que desde los estudiantes de la academia hasta los jefes nacionales, ya no podemos darles el beneficio de la duda de que “cumplen órdenes”, “era para evitar más violencia” o “evitar un derramamiento de sangre”…

¿Quién dio la orden de no dejar pasar alimentos, agua, medicinas y atención médica a los casi 80 adultos mayores que por dos días y medio estuvieron dentro del edificio del INSS? Nombres y apellidos, grado y número de placa del Comisionado o Comisionada, o Subcomisionado, o capitán, o teniente, o sargento que terminantemente decidió que esas 80 personas no merecían recibir los alimentos que la población les llegaba a dejar. Yo mismo grité esa noche “¡dejen pasar el agua!” Era lo único que pedíamos, que ellos mismos (casi 300 agentes entres patrulleros, tropas especiales y estudiantes de la academia de policía) llevaran los insumos a los ancianos. Pero tal cual acoso a una ciudad medieval, ni agua podían recibir. Y los policías no debieron cumplir esa orden, pero así lo hicieron. Y el odio y la saña con la que golpearon, apresaron y torturaron a los que “se chuparon” muestran que no solo reciben órdenes, si no que las cumplen con rigor y con gusto.

Y volvemos a la realidad y a la ficción. Dice Guillermo Cortés Domínguez en la página 335 de El Oráculo: “En el diario La Prensa también aparecía una foto, aunque menos completa, pero muy expresiva, del rostro del Comisionado Estrúder Donovan, con ojos desmesuradamente abiertos despidiendo chispas, como si fueran brasas encendidas, al momento de dar la orden terminante a sus subordinados de arremeter contra los pobladores embravecidos de San Judas.” Todos vimos la foto del oficial de policía, con su rostro deformado por la rabia y la violencia, siendo agarrado de los brazos por sus compañeros, que se enfrentaba a una cabeza blanca de un o una adulto mayor. Su rostro representa el odio, la violencia, el salvajismo con el que están siendo entrenados estos policías. No es un momento de lucha, no hay forcejeos (como el momento en que quedé entre policía y ancianos y terminé golpeado por la policía) si no que este oficial es el único con esa fiereza, mientras sus compañeros se ven tranquilos alrededor, menos los que lo agarran.

Dos semanas han pasado desde entonces y no hay una investigación por parte de la Policía Nacional. Nos dio una alegría increíble que algún héroe ciudadano filtrara en YouTube la filmación de las cámaras de seguridad de una gasolinera cercana donde se ven de forma secundaria y lejana, el ataque del 22 de Junio, donde se ven los camiones de la Alcaldía de Managua y los agresores con palos y rostros tapados, persiguiendo a la gente. La Policía sigue callada y eso es gravísimo. Ya son muchos silencios cómplices de la jefatura nacional, especialmente de la Comisionada Aminta Granera, que hace ya unos años gozaba del respeto, admiración y casi cariño de la población. Pero ya son muchos los ataques y violaciones a los derechos humanos, políticos, sociales, de organizaciones y personas que no pensamos como Ortega-Murillo, que somos acosados, atacados, golpeados por la policía, junto a la policía, o con la permisividad de la policía.

Solo dos cosas para terminar. Esta agresión no debe olvidarse y debe ser un punto de inflexión para que sectores sociales no partidistas se unan a la batalla por la defensa de la ciudadanía. Y la segunda, demandamos la renuncia de Aminta Granera Sacasa.

 

IMG_2503

Anuncios
Estándar

3 thoughts on “El oráculo de la emperatriz y el #OcupaINSS

  1. Myron dice:

    Excelente escrito. Yo fui uno de los jóvenes que estuve en la madrugada del 22 de Junio y sufrí en carne propia la brutal agresión de las turbas del Gobierno y de la indignante pasividad -y complicidad- de la Policía. Le felicito y agradezco por ofrecernos este análisis.

  2. Supe que la noche siguiente del ataque cobarde de la madrugada la aminta celebro en su casa la boda de un familiar. Como la mejor de los capos, mientras mandan a matar ella brindaba con Champagne. Las dos sábados siguientes celebro bautizos y piñatas de lujo también en su casa. Deberíamos hacer una huelga de brazos caídos nacional.

  3. Jorge; te felicito por el articulo, En todo el mundo; especialmente en Nicaragua, la historia reciente nos ensena que la memoria social debe estar en vigilia permanente para que los pueblos hagan valer sus derechos conculcados por dictadores ajados y macilentos.
    EMILIANO ZAPATA nos heredo una frase lapidaria:
    “Si quieres ser ave, vuela, si quieres ser gusano, arrástrate, pero no grites cuando te aplasten”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s