Nicaragua

Techo

Cuando me llamaron para apoyar el lanzamiento de la campaña institucional de Techo (anteriormente Un techo para mi País) no dudé un momento. Desgraciadamente nunca he tenido la oportunidad de ir a algunas de las jornadas de construcción, pero nunca es tarde para apoyar con lo que uno sabe hacer, que en mi caso, y el de mi socia y amiga Eva Bendaña, que es tomar fotografías.

Una tarde fui a un asentamiento, de esos invisibles, cerca de la Casa de los Pueblos, cerca de la catedral, cerca por donde pasamos a menudo pero nunca los vemos, y si los vemos, pasamos rápido. Y es que son zonas con graves problemas de seguridad, pero no todo es asi. Y eso es algo que los de Techo quieren cambiar.

No sólo es construir casas. Es convertirse en aliados de los pobladores de los asentamientos (que por muchísimas razones no son barrios) que llevan viviendo en condiciones muy malas por años. Ahora los voluntarios de Techo les llevan ideas de desarrollo comunitario, de buscar soluciones por ellos mismos, de tratar de resolver sus problemas abriendo vias y claro, construyendo casas.

El pasear por las calles de tierra entre cercos de puas, tablas viejas, pedazos de láminas de zinc y cualquier otro material que sirva para delimtar su propiedad, la visión de una casa de techo habitada es como un oasis. Es el resultado que las cosas se pueden cambiar poco a poco. Y en ese recorrido me doy cuenta como los muchachos y muchachas de Techo (esos que ignorantes y desinformados acusan cada año de fresas, acomodados, farándulas, payasos, niños ricos, culitos rosados que solo tienen conciencia un dia) son bienvenidos a los asentamientos y los vecinos les dicen sus problemas y mucho mejor, les comentan con alegría los hechos positivos y los triunfos del asentamiento.


Techo es algo más que la colecta anual. Techo es un trabajo constante basado en centenares de ciudadanos y ciudadanos que trabajan de manera voluntaria, y no importa que sea uno, dos, veinte, trescientos días. Si al menos cada uno de nosotros trabajara por algo o alguién lejos de nosotros sin esperar nada a cambio, por un solo día, seguramente no verían como bichos raros a los “faránduleros del Techo”

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s